Vuelo de papel

Hoy si que te he echado de menos.

Como nunca he soñado contigo.

Con los sentidos de mi memoria te he revivido.

Y he recordado lo mucho que apasionada disfrutaba los vuelos.

Ajetreada entre aviones y madrugadas de desvelos.

El frío en los huesos al arrancar el sistema y los motores, entre olor a café y a queroseno.

Tacto suave anidado en el cuello, representación elegante de estatus y respeto al medio y su procedimiento.

El paso amortiguado por la moqueta chirriante, a lo largo de un pasillo que cientos de historias comparte.

Comida en Madrid y desayuno en Buenos Aires, 8, 10 o 12 horas de vuelo por delante.

Surcar cielos lejanos desde muy alto mientras el mundo se pausa pero la humanidad sigue su marcha.

En papel embarco hoy este vuelo.

Parte de algo que conformó mi vida,

con esfuerzo rememoro los recuerdos,

que aún empeñados en desvanecerse,

afortunadamente

no se olvidan. 
mis37

Anuncios

UNA VIDA DE ÉLITE (III)

(Declaración de amor propio)

No sientas vergüenza por mi presencia rota, 

que ni yo misma, 

aún no faltando motivos, 

no sufro merecido ningún pudor.
Aleja de mí 

disimulados esos ojos compasivos,

cruza más allá de tan sólo una triste fachada

defectuoso envoltorio inocuo,

que nada significativo tiene que decir de mí.
Intenta sólo que no perciba tu miedo,

detrás de ésta máscara

ni siquiera se ha planteado

que un maravilloso universo late

de vibrante vida y sentir.
Sarcástico el porvenir inesperado.

Inhóspita la reacción manifestada.

Harta de la intolerancia patente, 

que los ajenos con grado ignoro, por sus propias ausencias, irradian.

mis37

Bienvenido ABRIL!

(Ellos, los sueños)
«Dales la oportunidad de ser un impulso, de tu extensión, un aliado.

Concedeles la libertad de demandar a su antojo, sin restricciones, de tu más sensata locura.
Porque los sueños, nos pertenecen, identifican y preceden,

somos nosotros y nuestro reflejo frente al espejo,  

en la persecución descubrimos nuevos anhelos y futuros proyectos, gozando siempre, por qué no, de vivir y soñar despiertos».

mis37